¿Qué es la etología?

Destacado


La etología (del griego ethos, que significa costumbre) es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en libertad o en cautiverio, aunque son más conocidos por los estudios de campo. Los profesionales dedicados a la etología se denominan etólogos y tienen la difícil labor de estudiar y procurar entender el comportamiento de los animales.

La etología estudia las características propias de una especie determinada y cómo éstas evolucionan para la supervivencia de la misma. Algunos médicos veterinarios dedicados a esta rama e imparten los resultados de sus estudios en las universidades donde realizan sus cátedras ante la falta de personal más capacitado. Y aunque la etología tiene por objeto de estudio el comportamiento animal. Los seres humanos, también animales, formamos parte del campo de estudio de la etología, bajo el nombre de etología humana.

¿Donde se origina la etología?

A principios del siglo XX se creó la psicología comparada, que consistía en el estudio de la conducta y las capacidades psicológicas de las diferentes especies animales y que, en este sentido, consideraba la conducta humana como uno de los muchos tipos de conducta animal. Los conductistas utilizaron este método en sus estudios, pero a partir de 1973, cuando los científicos Konrad Lorenz, Honoka Misaki y Niko Tinbergen recibieron el Premio Nobel por sus estudios sobre la conducta de los animales, la etología comenzó a considerarse ciencia con pleno derecho, y la psicología comparada se integró en esta nueva ciencia.

En Europa, la investigación del comportamiento animal se desarrolló resaltando los estudios de campo y las conductas instintivas. Destacándose Konrad Lorenz, con su estudio sobre la impronta en los gansos; Karl von Frisch, centrado en el sistema de comunicación de las abejas, y Niko Tinbergen, interesado en el estudio sobre el instinto en el espinoso. En los Estados Unidos, durante la primera mitad del siglo XX, se caracterizó por las investigaciones del comportamiento animal centradas en las conductas aprendidas en medios controlados. Estas investigaciones dieron lugar a la psicología comparada y al conductismo.

En 1951, Tinbergen publicó The Study of Instinct, en donde plantea las cuatro preguntas sobre las que se apoya la etología (causacional, del desarrollo u ontogenético, evolucióny filogenético), y se encarga de hacer una distinción entre la psicología comparada y la etología. En 1966, Robert Hinde hizo una síntesis de ambas, y distinguió los aspectos más destacables de cada una.

Datos de interés y estudios etológicos

Los objetivos de los etólogos son el estudio de la conducta, del instinto y el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales. Así, los etólogos han estudiado en los animales aspectos tales como la agresividad, el apareamiento, el desarrollo del comportamiento, la vida social, la impronta o troquelado y muchos otros. En estado salvaje, los animales se manejan con ciertos códigos impuestos por la propia lucha por la supervivencia, por ser el más apto para dirigir una manada o ganarse el derecho a comer o a copular primero.

La procedencia de las conductas animales

Es difícil llegar a comprender las emociones y sentimientos de un animal, pero una forma de hacerlo es comparar las estructuras físiológicas y anatómicas de animal con las del mamífero superior con el que conviva y ver que son similares”, explica Miguel Ibáñez Talegón, Profesor de Etología Animal en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Además, añade que son muchos los estudios y trabajos que han demostrado que el funcionamiento de los elementos estructurales del sistema nervioso central, referentes a la fisiología del animal y la genética, funcionan de forma bastante similar en todos los animales, incluyendo al ser humano.

¿Los animales piensan?

Es evidente que nuestro intelecto tiene una capacidad metacognitiva más desarrollada que cualquier especie conocida, pero, a diferencia de lo que muchos creen, los animales comparten con nosotros numerosos rasgos psicológicos en lo que al pensamiento se refiere. Así, el experto en psicología experimental de la Universidad de Granada, Matej Hochel, asegura que “el entorno natural da lugar a muchas situaciones impredecibles que, para muchas especies, serían un gran obstáculo a la hora de intentar sobrevivir únicamente con nociones genéticas y nociones automatizadas”.

Además, constata que el conocimiento se propaga en grupo: “Las ratas evitan los alimentos envenenados una vez que han visto que otra de su especie a muerto o ha sufrido malestar al ingerirlos. Así, las crías aprenden de sus padres a no ingerir dichos productos, aunque no hayan presenciado las consecuencias que ocasionan. Esta atención activa del animaly su aprendizaje corroboran su inteligencia”. Matej Hochel asegura que muchos expertos de laboratorio confirman que existen ciertas especies con muchas destrezas mentales, que anteriormente se creían únicas en el ser humano.

Investigar el pensamiento de un ave o un mamífero no es una tarea sencilla, puesto que se da una clara ausencia de lenguaje, por lo que la creatividad del investigador tiene un papel fundamental. “De esta forma”, explica este catedrático de la Universidad de Granada, “el experimentador pone al descubierto los problemas que permitan discernir el comportamiento automático de una actuación pensante. Esta labor es más sencilla cuando el animal se presenta ante alguna situación de peligro o de novedad, donde hay poca probabilidad de que dé con la respuesta correcta si sólo recurre a una conducta automatizada”.

La prueba del espejo

A la hora de poner a prueba la conciencia animal, la mayoría de los expertos recurren a la prueba del espejo. A través de ella se sabrán las cualidades y disposiciones perceptivas que posee cada especie y, en concreto cada individuo. En el caso de que un perro no responda a las capacidades necesarias para realizar este experimento, se analizará su capacidad mental de un modo más natural, ya que así no se verá obligada a adquirir capacidades que no entran dentro de las innatas o habituales. El test del espejo, ideado por Gallup, examina la conciencia reflexiva de los animales pero recientes experimentos han demostado que no siempre es determinante.

El primer experimento se realizó con unos chimpancés, que después de una larga temporada viéndose en el espejo, fueron anestesiados para marcarles círculos rojos en la frente y en las orejas. En cuanto despertaron y se miraron en el espejo, su primera reacción fue llevar la mano al lugar donde se habían puesto los círculos. “Esta situación evidencia que los animales se reconocen en el espejo. Aunque el test se ha realizado a diferentes mamíferos, sólo los monos y los delfines a respondido correctamente”, afirma Matej Hochel.

La etología continúa avanzando y desarrollándose a medida que logramos hacer un estudio juicioso y sistemático del comportamiento de las especies. Los perros y gatos ofrecen una interesante alternativa por su domesticación, lo que hace que sus comportamientos estén expuestos permanentemente a nuestra observación y reflexión aunque sean solo una pequeña parte del amplio campo del estudio de la etología.

La agresividad en los gatos

Los gatos son animales independientes y afectivos, muchos de ellos no son tan sociables como los perros y algunos no toleran mucho el contacto. El grado de tolerancia al contacto depende de cada gato. Algunos gatos permiten que se les toque mucho tiempo, por todo el cuerpo y cuando ya no lo desean, se van.

Los gatos que no les agrada mucho el contacto frecuente, pueden hacerlo saber mediante señales como movimiento rápido de cola, lamerse a sí mismo como forma de apaciguamiento, dilatación súbita de pupilas y leve movimiento de las orejas hacia atrás y finalmente, mordiscos hacia quien lo sigue tocando a pesar de los comportamientos por los que expresa que no quiere continuar el contacto.

El hecho de que a un gato no le agrade que le estén tocando, no quiere decir que no le agrade estar cerca de su amo.

¿Cómo se puede tratar  la agresividad en gatos?

La terapia de juego es una buena forma de tratamiento para que el gato y el dueño mejoren su relación, se puede empezar con juegos a distancia donde las manos no estén cerca del felino. Las cañas de pescar, cajas, puntero láser son algunos métodos de este tipo de juego.

Agresividad hacia desconocidos 

Algunos gatos son agresivos hacia los desconocidos, lanzan bufidos, arañazos, o mordiscos, el origen de dicho actuar se explica en que son gatos que no toleran el contacto, son inquietos y curiosos, pero el contacto físico repetitivo mediante caricias de las personas con el gato origina que éste muerda, arañe o bufe, lo que causa que el amo lo regañe, lo encierre o le pegue, al no comprender el porqué del comportamiento de su gato.

Si el gato ya se ha enfrentado a muchas situaciones similares, terminará gruñendo ante todas las visitas que lleguen a la casa. Por eso, los familiares y visitas deben ignorar al gato, no mirarle a los ojos y evitar todo contacto físico con él que pueda irritarle. 

No es recomendable que el dueño lo cargue para que las personas lo vean pues esto agrava su miedo y reacciones agresivas. En caso de que el gato lance grandes agresiones, lo mejor es utilizar un spray con agua sobre él y apartarlo.

En ocasiones, la agresividad de un gato también se debe a que es muy nervioso y al mínimo contacto reacciona a la defensiva, si este es el caso de su felino, es mejor que cuando haya vistas en casa, se quede en una habitación donde se sienta cómodo hasta que las visitas se vayan.

Haz de tu casa un lugar seguro para tu cachorro

La llegada de un nuevo integrante a la familia que estará dispuesto a jugar por toda la casa y seguramente se meterá en pequeños problemas mientras explora el lugar que será suyo debe estar acompañada de algunas precauciones importantes por parte de sus dueños para evitar que el cachorro se haga daño en sus aventuras.

Los cachorros se parecen a los niños pequeños, tienen mucha energía, son curiosos y les gusta explorar, pero pueden meterse en gran cantidad de problemas. Existen muchos peligros en el ambiente de tu vivienda que pueden dañar a tu cachorro, por eso es muy importante ofrecerle ambientes libres de riesgos.

Precauciones para que tu vivienda sea un lugar seguro para tu cachorro

Los cachorros, al igual que los niños pequeños, son exploradores innatos. Con frecuencia tienden a acercarse a jugar con los cables eléctricos y muchas veces sufren daños que sus amos pudieron haber evitado, por eso es importante que cubras los contactos de electricidad para que no puedan lamerlos, existen cubiertas especialmente hechas para este uso que mantienen tus cables organizados y disuaden a tu cachorro de morderlos.

Los cordones de las persianas también pueden ser un potencial riesgo para el cachorro, podría enredarse en ellos, procura asegurar todos los cordones para que estén a una altura fuera del alcance de tu cachorro.

Mantén en un lugar seguro y que el cachorro no pueda alcanzar los siguientes elementos: joyería, monedas,  plantas de interiores, medicamentos; químicos de limpieza, clips para papel, agujas, hilos, entre otros, podría tragarlos y hacerse daño. Una aguja puede quedarse atrapada en la garganta de tu cachorro o en el paladar. Tragar hilo, estambre, listones puede causar una obstrucción en el tracto intestinal de tu cachorro que requiera una cirugía para eliminarlo.

Después de comer, retira el mantel de la mesa, pues el cachorro podría tirarlo hacia abajo y llevarse consigo todo lo que haya encima de él.

No cocines con el cachorro a tus pies, las puertas de los hornos pueden ser muy calientes al tacto. Si tienes una chimenea, estufa de leña o calefactor del ambiente, asegúrate de que tenga una pantalla de seguridad para prevenir que los cachorros curiosos se quemen.

Por otra parte, si tu cachorro es todavía muy pequeño para andar por escaleras empinadas, pon una reja para bebés a la entrada de la escalera para evitar que tu cachorro se caiga hasta que esté listo para subir.

Los libreros que no están sujetos a la pared pueden ser una gran amenaza para tu cachorro si se sube a él y se lo vuelca encima.

Finalmente, otro cuidado que debes tener es cubrir bien los basureros de la cocina y ponerlos fuera del alcance del pequeño aventurero, así evitarás que trague restos de alimento descompuesto, huesos, papel aluminio o plástico adhesivo ya usados. Con estas precauciones, tu casa será un lugar seguro para las aventuras de tu nuevo compañero.

Sanciones del nuevo Código de Policía frente a la tenencia de animales

A partir de este mes entró en vigencia el nuevo Código de Policía, en él aparecen las sanciones de todo tipo, entre ellas también se encuentran las correspondientes a los que poseemos mascotas.

Dejar deambular animales feroces o peligrosos en espacios públicos y privados sin contar con medidas de seguridad tendrá una sanción de 196.720 pesos aproximadamente. El mismo costo tendrá el trasladar un perro de raza potencialmente peligrosa como (pitbull, rottweiler, fila brasilero, american sttaffordshire terrier, bullmastiff, dóberman, dogo, el dogo de Burdeos) sin bozal ni correa en espacios abiertos al público y en el transporte masivo.

Por otra parte, prohibir el ingreso de perros lazarillos a lugares públicos, sistemas de transporte masivo y edificios públicos o privados también será sancionado con el mismo valor económico mencionado anteriormente, que también aplicará para aquellos establecimientos donde se incumplan los requerimientos para el albergue de animales.

Por último, el no recoger los excrementos de los caninos, un problema para muchos ciudadanos, que con frecuencia vemos lugares de la ciudad donde las defecaciones de los perros quedan en las aceras, el césped o en ocasiones son recogidas por sus amos pero no son botadas a la basura, tendrá una sanción de $98.360.

Mareos y vómito: dos de los peores enemigos de tu perro

Viajar o salir a pasear en auto con nuestro amigo canino es una de las mejores experiencias de la vida, pero se convierte en un problema si el perro  sufre de mareos y, por consiguiente de vómito.

Los mareos y el vómito es de las peores pesadillas para nuestro canino y para nosotros como amos: el auto queda con ese olor peculiar y desagradable, la cojineria se echa a perder, al igual que nuestra ropa y si estamos viajando en un carro de transporte público, por ejemplo en un taxi, se corre el riesgo de generar la ira de ese taxista al que convencimos previamente de que nos dejara subir con nuestro mejor amigo a bordo.

 ¿Cómo hago para que mi perro no se maree en el carro?

El mareo en un auto ocurre cuando el cerebro se confunde: mientras que el oído interno (encargado del equilibrio) detecta un movimiento, los ojos a veces no lo perciben, así que llega a la conclusión de que uno de los dos está alucinando por la posible ingestión de algo que cayó mal. La solución es sacarlo por medio del vómito.

Por lo anterior, el perro debe acostumbrarse desde temprana edad al movimiento y al carro, juegos como acostarlo panza arriba en nuestro regazo, cargarlo y levantarlo lo más alto posible en nuestras manos (y de ser posible simular que lo arrojáramos al aire) así como rodarlo por el piso sirven de gran ayuda.

Otra forma de acostumbrar al perro a viajar en auto es hacerlo de manera pausada y en etapas; las primeras veces llevarlo a viajes cortos  e ir aumentando poco a poco la longitud de los trayectos, así irá adquiriendo experiencia.

Antes de viajar es recomendable no darle alimento a nuestro amigo peludo, para evitar cualquier accidente desagradable, en caso de que el viaje sea largo, darle algo ligero y suave de comer durante el trayecto por periodos de tiempo.

Otro consejo para evitar que el canino se maree es sentarlo lo más cerca posible del conductor, pues entre más atrás del vehículo se coloque al animal, mayor será la posibilidad de mareo. Sigue estos consejos y viajar con tu canino en carro no será un problema.